Pasta con Gorgonzola y Cebollas glaseadas al Jerez

Una receta de pasta con mucho sabor, y es que la pasta con gorgonzola funciona perfectamente por si sola, pero si además añadimos unas cebollas glaseadas, aportarán un gran contraste y mucho toque.

Las cebollas glaseadas, son una guarnición perfecta para lo que queramos, puede ser para una carne, un pescado, o incluso para poner en unas tostas. En este caso me he decantado por acompañar una pasta, porque la combinación con el toque salado del gorgonzola funciona de maravilla.

INGREDIENTES (para 2 personas)


  • 160 gr de espaguetis integrales (o la pasta que más os guste)
  • 80 gr de gorgonzola
  • 20-25 cebollitas pequeñas (yo las compré en el mercado)
  • 60 ml de Jerez
  • Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de Oliva Virgen
  • Rúcula, para dar un toque de sabor y decorar (Opcional)

PREPARACIÓN:

  • En primer lugar, y para ayudarnos a pelar mejor las cebollitas, vamos a ponerlas a remojo en agua caliente durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, la piel se soltará mejor y podremos pelarlas más rápido. Este paso es el más complicado de toda la receta.
  • A continuación, ponemos las cebollitas peladas, con una o dos nueces de mantequilla y un chorrito de aceite de oliva en una sartén, cuando coja un poco de temperatura, añadimos el Jerez, dejamos evaporar el alcohol durante 1 minuto, añadimos un chorrito de agua (unos 80ml), y un poco de sal y pimienta. Tapamos y dejamos cocer a fuego suave hasta que adquieran el punto que queramos, tienen que estar blandas, y glaseadas, y además se habrá evaporado todo el líquido. En mi caso fueron unos 45minutos.
  • Cuando veamos que las cebollas están casi en su punto, podemos poner el agua a hervir para cocer la pasta. La coceremos según instrucciones del fabricante y nuestro gusto.
  • Cuando esté la pasta cocida, escurriremos el agua (no del todo), dejando un poco en la olla junto con la pasta (como unas 4 o 5 cucharadas). A continuación añadimos el queso y seguimos cocinando. El agua que tiene el almidón de haber cocido la pasta, permitirá que el queso se funda y se forme una salsa.
  • Añadir sal y pimienta a la pasta y probar.
  • Ahora ya podemos apagar ambos fuegos y servir.
  • En mi caso repartí la pasta en ambos platos y dejé un espacio en el centro para colocar las cebollitas glaseadas. Luego repartí unas hojas de rúcula alrededor.

Espero que os haya gustado, como veis es una receta bastante sencilla y con poquísimos ingredientes, se trata de combinar bien los sabores y hacer las cosas con amor, espero que la disfrutéis!

image_pdfimage_print

SIGUE LEYENDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *